Notas de Rosh Hashana

Recién terminamos Rosh Hashana, momento de compartir con ustedes un pensamiento, una reflexión fresca, no es exactamente de aquellas reflexiones que has tenido  la oportunidad de masticar, digerir y llegar a conclusiones. Todo lo contrario, es el simple sentimiento de haber pasado por dos días plenos, intensos, saturados de actividad, rezo, mensaje comunitario, cena multitudinaria en la que participaron más de 350 personas, tocar el shofar, visitar enfermos, estas lineas podrían resumirse en dos palabras “compartir emociones”

De hecho, no nada más son dos días, algunos más, sumados los de preparación previa; esperando que los días que ponen el marcador del año 5779 en cero, sean, aunque sea por momentos, casi pletóricos. Hacer sentir Rosh Hashana!!

Al final de Rosh Hashana, levantar el teléfono y escuchar que en Girona, Ibiza y este año en Gran Canarias, lugares donde comparto responsabilidad por la actividad de Jabad Lubavitch, también todo salió muy bien. !Que alegría!.

Compartiré detalles de una breve experiencia, que dio significado a MI comienzo del año.

Sobre  Rosh Hashana está escrito que no hay que dormir para que no se duerma el Mazal de todo el año; así que inmediatamente después de la comida del mediodía, para no dejarnos vencer por el sueño salimos en pequeños grupos para tocar el shofar, a aquellos que sabíamos que no lo habían escuchado. A las ramblas a cazar turistas y ganarse la foto de los transeúntes que sólo les faltaba apartar una moneda por el espectáculo; pero esta es la Mitzva de Rosh Hashana, hacer escuchar el shofar, en el fondo  poco importa lo que digan los demás.

A mí me toco  hacer cuesta arriba la avenida Diagonal, un lugar poco  agradable, al Hospital Joan de Deu, allí nos recibió una madre emocionada junto a su hijo convaleciente, que ya ha perdido la mayoría del cabello por el tratamiento y sus ojos demostraban agotamiento, parecía un hombre que había  caminado lejos y entendía demasiado.

Alli comienza mi propio Rosh Hashana; este día es llamado el día del juicio y el judaísmo indudablemente cree  en el premio  y castigo,  ¿pero porque ocurren estas cosas? en el fondo  no hay respuesta. Nosotros no entendemos los porqué del creador del universo, pero si podemos dirigirnos a D.s y expresar un ¿hasta cuando? y es cierto que Ds no tiene la obligación  de darnos respuestas; pero esto no nos impide seguir haciéndonos la pregunta.

El sonido de shofar emula el llanto de un niño y en ese momento mis propias lágrimas de llanto acompañaban el sonido. La imagen del niño era rompedora.

Entonces me pregunté ¿Qué llanto llega más lejos, el sentir mío por la imagen del momento o el del shofar que es el llanto eterno y simple, de un pueblo que siempre estará incomodo hasta que el creador nos de respuestas?

Con el rabillo del ojo alcancé a ver que cuando yo lloraba por conmoción y el shofar lloraba por tradición, al niño convaleciente le causó mucha gracia y comenzó a reír.

 

*** ***

Nos pasamos la vida soñando con deseos incumpli‐ dos, recordando cicatrices, construyendo artificial y mentirosamente lo que pudimos haber sido. Constan‐ temente nos estamos frenando, conteniendo y nos olvidamos de lo que somos en este mismo momento, aparcamos el vivir por lo que podríamos haber vivido.

Pero el niño me devolvió con profunda tristeza a una realidad, cuando hay dolor, desasosiego incluso perdida, tenemos que vivir el momento y ver la vida como una  oportunidad.

Nunca  entenderemos todo y mucho menos del porque y a quien le ocurren las cosas, pero estamos seguros que no hay castigo para un alma donde sólo vive la consciencia de la verdad y de la inocencia.Este fue mi momento de Rosh Hashana.

Este fue mi sentir de hacer juicio conmigo mismo, porque todavía nos queda esta semana de preparación hasta Yom Kipur y todo tiempo que la vela está encendida creemos en el milagro  y la transformación absoluta para bien;  porque Teshuvá (retorno) es volver a nosotros mismos, a la esencia y fuente de nuestra vida, donde todo se renueva y el fenómeno más esperado (también la curación) ocurren.

Shana tova

David Libersohn

Rabbi

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*