Antología del Bien y el Mal

Sodoma por principio es la raíz de la palabra que utilizamos en la actualidad para referirnos a aquellas acciones que cuestionan se vinculan con el mal y definen el límite de nuestras libertades, hasta donde pueden llegar sin derivar en la perversión y la perdida de nuestros valores.

Sodoma y Gamorra se describe en nuestro relato bíblico semanal como la ciudad donde el mal había logrado penetrar en todos los extractos de la sociedad. Abraham Avinú no encontró ni tan siquiera un solo puñado de buenos hombres, cuyo merito haga posible salvar la ciudad.

Lot vivia en Sodoma (sobrino de Abraham) e intentaba dar bienvenida en su hogar a un visitante, pero la algarabía de la ciudad le exige sacar a los invitados fuera, no había espacio para ser buen anfitrión, ni compasión, ni intercambio.

Antagónicamente se encuentra el lugar de Abraham, una gran cabaña situada en el anden del camino, abierta por los 4 costados, donde un oído amigo te escuchaba, una comida caliente podías llegar a saborear, pero principalmente encontrar el aliento, consejo y enseñanza de Abraham para atesorar contigo.

Cierro los ojos y veo un Bet Jabad; miles de familias sirviendo en infinidad de lugares donde hay un pequeño espacio en el bullicio de la ciudad; donde sentirse un hijo de Abraham no es tan sólo un ideal sino un modo de vida, es un Bet Jabad.

El Rebbe de Lubavitch transformó el relato de Abraham en un mensaje viviente que a su vez transformó los espacios donde vivimos, actuamos y hacemos comunidad como pueblo. Los Bet jabad son la casa de Abraham donde el hombre no viene a sentirse necesitado, sino que se transforma en una vivencia obligatoria que tiene el judío como local, como turista, como hombre de negocios; donde abrir y cerrar una puerta, entrar o salir, dar y recibir son parte de la experiencia de ser yehudí. Es la casa de todos.

Entonces el relato de Abraham tiene sentido porque es nuestro faro de iluminación en el camino, no es lo que ocurrió hace mucho, sino el modo en que un Bet Jabad al igual que la cabaña de Abraham, transforma una ciudad y se convierte en el hogar de los judíos que adopta el valor y convicción de serlo.

Bienvenido a Bet Jabad!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*