¿La vida de Sarah? – Por Ilan Trumper

El Nombre de nuestra Perasha es Chayei Sarah. ‘La vida de Sarah’. Esto nos hace plantearnos una pregunta obvia.La perasha habla del fallecimiento de Sarah y de su entierro, ¿Porque entonces él nombre de la Perasha está directamente conectado con su vida?
Con este nombre,la Torah nos está enseñando que toda persona puede obtener cierto aspecto de inmortalidad ,no hablo de inmortalidad a nivel espiritual donde toda alma tiene garantizado una eterna existencia,sino una continua posteridad en este mundo material.

La Perasha de esta semana se centra en tres eventos: La compra realizada por Abraham de un lugar para enterrar a Sarah en Jebron (su primera adquisición en la tierra de Israel),la misión de encontrar una mujer para Itzjak y por último Abraham garantizando a Itzjak su legado.

Todos estos eventos reflectan la vida de Sarah,y las cosas por las cuales ella luchó.Ella se empeñó que la promesa que Hashem dio a Abraham,que la tierra de Israel se vuelva el patrimonio del pueblo judío, y que esto no quede simplemente en una promesa sino que se transforme en una realidad,y así fue con la compra de Maarat ha Majpela (donde Sarah fue enterrada).Desde ese momento el pueblo judío pasó a poseer un pedazo de la tierra santa,cuál posesión fue reconocida por todas las naciones.

Ella deseaba que su hijo se casara y perpetuara su familia.Esto se muestra en la elección de Rivka como esposa de Itzjak,como los sabios cuentan que fue cuando Itzjak vio en Rikva las mismas cualidades espirituales que en su madre,él se enamoro de ella.

Y cuando Abraham repartió su herencia,le dio todo lo que tenía a Itzjak,dejando para a sus otros hijos simples regalos,esto nos muestra la influencia de Sarah la cual le dijo a Abraham que ‘el hijo de su sirvienta no heredará junto a mi hijo,Itzjak’

Es por eso que nuestra Perasha,hablándonos de Sarah,y los eventos que describe, nos permiten comprender su gran papel e influencia,en la manera que influenció a su familia y como el ambiente que la rodeaba estaba perpetuado más allá de su presencia física.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*