Una pequeña acción- Por Mushky Libersohn

En una pequeña isla, al lado del mar, estaban sentados un grupo de pescadores que estaban pescando. Una tarde uno de los pescadores se fijó en un niño que se acercó hacia el área que estaban pescando, el niño se quedó parado observando durante largos momentos, al rato empezó a recoger todas las estrellas de mar que encontraba y las regresaba al mar.
El pescador se fijó que el niño se estaba esforzando mucho en buscar, levantar y devolver las estrellas al mar, decidió en acercarse al niño y preguntarle: ¿por qué te estas esforzando tanto querido? Estas estrellas igualmente están en peligro de extinción, aunque estés aquí hasta la noche no podrás recoger todas las 3000 estrellas que hay por aquí, con mucho esfuerzo igual llegas a mil, pero eso, ¿qué va ayudar? ¡No vale la pena tu esfuerzo!
Le contesto el niño: ¨ ¿Dices que no vale la pena mi esfuerzo? ¿Tú sabes lo que es que mil estrellas de mar vuelvan al mar? ¡Vale la pena cada momento de esfuerzo para que una estrella de mar vuelva a su hogar, aunque solo consiga 10! El niño volteo y siguió en su recogida.

Esta semana leemos en la parashá ¨veabrham zaken ba bayamim¨-los jajamim pronuncian- ¨viejo¨-el que gano la inteligencia, ¨ba bayamim¨- no tuvo ningún día que no cumplió una mitzva (las mitzvot que existían antes de matan torah) esa fue la grandeza de Abraham , tenía las dos cualidades la vejez (perfección) y Ba bayamim (acción en el mundo) dos cosas diferentes que no todos llegan a la vejez con las dos cualidades a la vez.
El trabajo de ¨Ba bayamim¨ es un trabajo que no es solo con el prójimo sino con nosotros mismos. Cada persona tiene las mitzvot que las cumple más a menudo y es constante y consistente, para uno es la tzdaka , el otro la shema, y el tercero otra mitzva. Pero hay mitzvot que las personas no las cumple igual, que las cosas se cambian con el tiempo, esas son las mitzvot que hay que trabajar por ellas.
La persona puede pensar ¿para que necesito trabajar en algo que ahora no me da importancia? Mejor trabajo en lo que sí es importante para mí ahora y podre ganar más. Justo ese es el trabajo que necesitamos hacer y esta exigido por cada uno y no caernos cuando no sentimos la misma satisfacción como otro trabajo, si no trabajarlo más para poder hacer y cambiar.
Hay quien quiere siempre cambiar el mundo y no miran la situación privada de ellos, el acto de ellos mismos siempre mira a ellos mismos que pueden hacer para el otro, y cuando consigue nunca está satisfecho siempre quiere más. Allí viene la Torah y dice ¨Ba bayamim¨ hay que hacer las dos líneas juntas.
Ashem creo el mundo con nosotros las personas, los mensajeros de su trabajo en su mundo.
Muchas veces los niños nos dicen ¨no puedo¨ y nosotros les ayudamos o les dejamos que no lo hagan. Muchas veces ese niño también lo decimos nosotros “no puedo” o ¿para qué? ¡Si no me sirve!
En mi pensamiento a ese niño pequeño que dice que no puede, se le puede enseñar que si lo hace de una manera diferente, o se le demuestra el camino ¡lo puede hacer!. Y cada acción de él o de otro puede cambiar y afectar mucho y más cuando somos los mensajeros de Ashem en el mundo, que nos da la fuerza en saltar el obstáculo y hacer esa pequeña acción que nos parece como insignificante y sin sentido para la vida diaria; ya vendrá el día que Ashem nos demostrará que justo esa pequeña acción que para nosotros era sin sentido, cambio todo!.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*