En busqueda de nuestro potencial.

Todos tenemos limitaciones algunos de nosotros nos quedamos paralizados en ellas y sentimos que somos incapaces de superar los retos que la vida nos pone en nuestro camino; algunos justamente triunfan en un cultivo de retos.

Nuestras luchas refinan nuestro carácter e incluso nos transforma en seres más grandes con una visión más amplia.

Mas no siempre es así… algunas veces y sin relación con nuestra preparación académica, nuestro historial o con nuestros ideales, no logramos levantarnos de los condicionantes dentro de los cuales hemos nacido.

Nuestros retos nos llevan por un viaje material y espiritual hacia nuestra propia esencia.
La Torá nos relata el emocionante momento en que Itzjak se casa con Rivka; y nos describe como Lavan, padre de Rivka, era un hombre terrible y malvado.

La felicidad de la nueva pareja duró poco. Durante muchos años Rivka convive con el conocimiento que ella es estéril, pero finalmente se les concede un hijo.

 

La Tora lo relata en el siguiente versículo “su mujer era estéril, e Itzjak imploró a Dios por ella, Dios concedió su petición y Rivká quedó encinta”

El texto nos sorprende ¿acaso solamente Isaac rezo para tener un hijo? ¿es imposible pensar qué Rivka no haya pedido quedar embarazada? el sentido más natural de una mujer es un profundo deseo de ser madre y experimentar poder dar a luz.

Por supuesto que ella también habrá rezado y si es así ¿porque la Torá nos dice que Itzjak fue el que imploro? ¿dónde está el rezo de la mujer frágil, mujer qué se siente estéril y que pide desde el fondo de su ser que Dios la bendiga?

Rivka sentía la imposibilidad de rezar, pensaba que teniendo un padre malvado cualquier rezo que ella pudiese expresar, incluso el más sincero, no tenía un camino para llegar a Ds. Su pertenencia genealógica le hacía pensar que era imposibilitada de dar vida por el hecho de ser hija de una persona mala.

No veía camino para superar su reto y romper sus propias barreras.

El texto nos enseña que el rezo de Itzjak fue para hacer descubrir el potencial de Rivka, el testimonio de que el rezo de Itzjak fue recibido es porque el pide por un tercero; si hubiera pedido por sí mismo Dios no lo hubiera concedido su invocación y plegaria. Pero al pedir por el potencial del “otro” su oración es recibida.

De hecho esto nos va a enseñar porque Itzjak tenía gran debilidad por su hijo Esav, denominado “el malvado”, porque él veía en Esav el potencial, un potencial infinito que Izkat había transmitido a su hijo; donde no hay persona que pertenezca al mal sino es una decisión propia y el potencial para el bien está dado.

El legado de nuestros padres es que no hay mal que el hombre no sea capaz de superar, no tenemos ataduras y nuestro potencial y pertenencia al bien son infinitas

 

Este viernes concuerda con la Noche de los Cristales Rotos, el principio de la barbarie nazi y nosotros como Rivka elegimos encender las velas de Shabat e iluminar al mundo y transformar la memoria en un bien, ¡solo en nuestras manos está la decisión de hacerlo y por eso las mujeres judías este shabat iluminan los hogares mucho más que nunca!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*