¿Que es una comunidad?

La respuesta está en la primera palabra de la parashá de hoy: Vayakhel. (Literalmente «congregó»).

En el Talmud encontramos infinidad de discusiones rabínicas, algunas muy curiosas; entre ellas ¿Que significa una comunidad o una congregación? es acaso, la unión de muchos individuos por una causa común; o es está un concepto totalmente distinto, que tal vez permite manifestar a los que participan de ella.

Diferencia sutil, pero profunda en su significancia.

Muchos de los motivos que nos unen se relacionan con nuestra capacidad de ser mejores y evolucionar.
Todas las sociedades valoran el altruismo. La gente estima a los que hacen sacrificios por el bien de los demás. Las personas más valientes y más sacrificadas acaban liderando los grupos comunitarios.

En la congregación acabamos dando valor a hombres y mujeres individuales, que hacen manifestar en gran medida el espíritu de patriotismo, fidelidad, obediencia, coraje y también simpatía.

Desarrollamos habilidades únicas cuando se trata de crear y sostener grupos. Mantenemos un lenguaje, comunicamos, y de ese modo transmitimos nuestros valores a las generaciones futuras.

Los grupos comunitarios necesitan de dos ingredientes para tener éxito, ser grandes y flexibles pero que al mismo tiempo dejen espacio para la individualidad.

Y ahora hablemos de nuestras comunidades y lo que ocurre dentro de ellas, nosotros no somos una manada o una colmena de abejas, nos reunimos porque en el fondo hay un palabra muy impopular que nos une. Es la religión.

Los valores religiosos y las convicciones religiosas, nos alientan a formar asociaciones, organizaciones benéficas, movimientos voluntarios, lo que en el judaísmo llamamos «Kehila» – una comunidad.

Moshe insta al pueblo a ser una congregación. Vayakhel, con un propósito compuesto sentir el «arte de la asociación» y «el aprendizaje de la libertad como individuo».

Ser influyente dentro de un grupo, con la condición que este se comprometa a sus valores religiosos y promulga su compromiso y acción.

Cierto, la palabra religión o incluso religiosos, nos trae una imagen demasiado conservadora, y con más atrevimiento diríamos casi retrógrada.

Pero… es la religión la que salvaguardó el «capital social» del judaísmo!! En palabras simples, el alcance de unas redes sociales a través de las cuales las personas se ayudan entre sí.

Sin valores religiosos, incluso practicados desde el laicismo individual, el grupo comunitario se perdería.

Sin tener números exactos me atrevería a afirmar que la religión y sus valores; nos hacen más propensos a realizar trabajo voluntario para una organización benéfica, dar dinero a una persona sin hogar, pasar tiempo con alguien que se siente deprimido, ofrecerle un asiento a un extraño o ayudar a alguien a encontrar un trabajo.

El sentido de Vayakhel no es pagar una cuota, sino tener una profunda cuota de empatía con el extraño.

Aunque no nos guste como palabra, la religión crea comunidad, la comunidad crea altruismo y el altruismo nos aleja de nosotros mismos hacia el bien común.

Lo que Moshe hace cuando congrega al pueblo – Vayakhel: es recordarle a la gente las leyes de Shabat. Luego les ordenó que construyeran el mishkan, un santuario, como un hogar simbólico para D.s.

Porque Shabat y el mishkan son las dos formas más poderosas para transformar una multitud en una comunidad, dándoles la responsabilidad de que construyan algo juntos. En ambos aportamos tiempo para cosas que nos unen, y buscamos significado para nuestra tradición.

Shabat y el santuario fueron las dos grandes experiencias de construcción de comunidades de los israelitas en el desierto.
Una comunidad que a su vez da espacio para el individuo, y crea un concepto único, donde el individuo puede crecer constantemente, a un nivel inimaginable fuera de este contexto.

Todo comenzó en nuestra parashá, cuando Moisés convirtió a un grupo alborotado e ingobernable que bailaba alrededor de un becerro de oro, en una kehilah, una comunidad.

Shabat shalom.

David Libersohn

Rabino

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*