¡Convenio con la alegría!

Desde Yerushalaim, Israel, deseándoles un buen mes de Adar, mes de la alegría hoy la víspera de Shabat coincide con el comienzo del segundo mes de Adar.

 

«Desde que entra Adar se aumenta en alegría dijeron nuestros sabios…»

Aumentar la alegría, no es una labor fácil, ya que la alegría es un estado sinóptico del ser y nuestra capacidad de alegrar e intensificar en ella, depende de un infinito cumulo de casuísticas que hacen manifestar nuestro humor y estado anímico.

 

Además, debemos decir que la alegría no es la primera palabra que nos viene a la mente cuando miramos al judaísmo como un código que marca nuestra moralidad y obligaciones.

 

Si la alegría es felicidad, esta tiene un valor elevado dentro de nuestra vida, y quizá es el objetivo de nuestra existencia en si.

 

La alegría representa el papel fundamental en el trabajo del judaísmo en dos contextos:

1-            En la obligación de aportar constantemente conocimiento, perspectiva de que la única obligación con perpetua e inamovible obligación es estudiar Torah. Aportar es una alegría en si. Saber dar a expensas de no siempre tener que recibir.

 

2-            La consciencia del pueblo judío de tener una fortaleza interna para resistir, sin ella seriamos vulnerables a los múltiples desastres y vicisitudes de la historia que nos galardonan como el pueblo que mas desgracias ha podido sobrellevar.

 

La alegría es la capacidad de celebrar la vida en sí, sabiendo que sea lo que fuere que nos pudiera ocurrir mañana, aquí estamos HOY!! bajo el cielo de la creación y somos los huéspedes de D.s para hacer de este mundo un universo mejor.

 

Concebir al judaísmo como una oda a la alegría, es saber aceptar el sufrimiento, la aislación, penuria y rechazo de muchas generaciones que nunca dejaron de tener valentía religiosa y regocijo por ser un pueblo que jamás será derrotado.

 

Es por ello que hoy siendo un pueblo que camina, como lo hago yo, siendo un huesped en nuestra propia casa, somos libres y bendecidos de poder elegir la forma en que practicamos nuestro judaísmo, pero NO exentos de retos, para seguir siendo un pueblo..

 

Por ello el hecho de que nos recuerden de que debemos estar alegres es un acercamiento a nuestra consciencia y a vivir con mayor intensidad nuestro legado.

 

¡Desde Israel, la casa de Israel, junto a otros 120 niñas y niños que celebran su Bat & Bar Mitzva, con bellísima representación de los grupos de la Comunidad israelita de Barcelona y de la Comunidad Judía de Madrid; os saludo con un alegre y efusivo Shabat Shalom!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*