Visionario de mi vida

Tener una visión de tu vida… una perspectiva en uno, dos o cinco años…

¿Qué sueños y aspiraciones te gustaría ver cumplidos? (Y no se trata de cuánto dinero quieres ganar …).  ¿O simplemente vives con lo que la vida te presenta?

 

Una vida con visión es dramática y radicalmente diferente a una vida sin ella. El primero se guía por un principio unificador; este último, por circunstancias aleatorias. La visión proporciona dirección. La falta de visión no tiene objetivo.

¿Te imaginas conducir por el camino sin saber a dónde quieres llegar? ¿Controlas los detalles de tu vida o los detalles te controlan a ti?¿Cómo será la imagen dentro de años, cuando puedas ver tu vida en retrospectiva?

 

El nombre de la porción de la Torá de esta semana, Re’eh, significa «ver» o «contemplar». En una palabra, se nos dice que cada uno tiene el poder de ser un visionario.

Usualmente pensamos en los visionarios como seres raros, que se desentienden del presente, volcando soluciones para el mañana.

También los gobiernos, y las instituciones a lo largo de la historia se han construido sobre la premisa de que la mayoría de las personas, consumidas con la supervivencia diaria, y ocupadas con pequeños detalles, se desinteresan en liderar un cambio o crear oportunidad; o incluso lo suficientemente educados para elegir buenos líderes.

 

Algunos pensadores han expresado abiertamente desdén y condescendencia hacia el pensamiento del “ser ocupado”, su voz es el reflejo de una sinrazón y prejuicio; prefiere manifestar un ser ignorante, con tal de que no se le obligue a mirar hacia adelante y definir objetivos.

¿Cuándo fue la última vez que conociste a un visionario, alguien que pudo ver el bosque desde los árboles?

Sin embargo, el capítulo de la Torá de esta semana nos dice inequívocamente a todos y cada uno de nosotros: «Mira», «mira»: tienes el poder de retroceder de los detalles de tu vida, trascender tus circunstancias inmediatas, enfocarte y descubrir la visión de tu vida.

Por difícil que parezca, no estás condenado. No necesita ser consumido y abrumado con las preocupaciones de los peatones en su lucha por sobrevivir.

Usualmente gravitaremos a la opción más fácil, que es a nuestras necesidades materialistas e impulsos y deseos inmediatos. Vivir el momento.

La Tora nos enseña algo mucho más profundo, vivir con el tiempo.

Este shabat comienza el mes de Elul el mes de la compasión y el retorno, cuando miramos el tiempo nos vestimos y preparamos de acorde a la travesía a la cual nosotros salimos, cuando nuestro entorno sensorial está perfectamente preparado nuestra visión se vuelve aguda y nos permite ver el bien y el mal como un juego donde nosotros somos los que creamos el balance justo y le damos la oportunidad de aparecer o no en nuestras vidas.

Cuando comienza el mes de Elul es momento para ejercitar el alma, dejarse sorprender, descubrir las herramientas que te ayudarán a discernir y establecer la visión de tu propia vida. Armado con tu visión, tu vida nunca será la misma!!!.

Para un buen año (que comienza en 30 días) seamos inscritos y sellados.

 

 

Shabat SHALOM!!

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*