¿ Como te fue en los rezos de Rosha Shana?

¿Como te fue en los rezos de Rosha Shana? Comenzamos un año y las emociones están a flor de piel; a quien no se le escapa alguna lagrima de emoción en estos días.

Nos renovamos y al final de todo le pedimos a Ds por nuestros hijos, por nuestro sustento, por nuestra salud; cosas tan esenciales y tan importantes que no podemos dejar de emocionarnos. Pero cuando tomamos nuestro libro de rezos y leemos sus textos, nos hablan principalmente del reinado celestial, de la manifestación de la memoria divina sobre el universo, de la coronación de un solo rey en la consciencia de todos los seres humanos; del sonido del shofar como una herramienta de redención.

Pareciera haber una discordancia entre nuestros pedidos y necesidades personales y lo que Ds quiere de nosotros.

El Rebbe de Lubavitch escribe que estamos hablando de una misma moneda en sus dos perspectivas, la humana y la divina.

La funcionalidad de que el hombre tenga salud, familia y sustento es para que nosotros con ello podamos servir a Ds en plenitud y a través de ello manifestar el objetivo de la creación.

Un mundo que fue creado para albergar en él; una morada celestial donde se note la obra del creador y el camino a la redención, una consciencia que nos inclina solo al bien.

En mayor profundidad los dos lados de la moneda son la voluntad y el placer. El hombre tiene una voluntad por vivir que a través de sus acciones las transforma en placer.

Nuestro rezo tiene dos partes: la que pedimos con el corazón por nuestras necesidades básicas, manifiesta nuestra voluntad, y la parte que leemos en los textos, la que nos guía para sincronizar nuestro placer con el placer divino.

El placer divino es la satisfacción de Ds al ver que el universo se transforma en una herramienta de bien, una morada para su divinidad.

La próxima semana nuestras sinagogas se llenarán con aquellos judíos que quieren hacer manifiesto todo su judaísmo en poco tiempo. Ciertamente en el nivel de placer divino seguramente que lo logran, su lenguaje con Ds es corto, sincero, preciso e inequívoco y no dudamos que les permite llegar a un nivel excelso en su relación íntima con el creador.

Pero desde el prisma humano les tenemos y debemos pedir un poco más…un compromiso firme en su voluntad cotidiana, que esté imbuida de las formas y los modos que el judío vive su vida en sociedad.

Una participación cotidiana en el estudio de la Torah y el conocimiento de nuestra tradición como herramienta primordial para manifestar su identidad.

Al final no hay judaísmo sin judíos…Y el empuje de nuestras plegarias colectivas permite que nuestros anhelos individuales junto con nuestras tefilot sean escuchados ¡para un buen año y mucha salud seamos inscriptos y sellados!

¡En Jabad Lubavitch Barcelona tienes un lugar para tus rezos de Yom Kipur! Te esperamos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*