El poder de la empatía-

Los inmigrantes, los marginados socialmente, y los débiles en la sociedad, marcan la agenda de gobiernos, la discusión de filósofos y la tertulia de media tarde. Es un tema central en nuestro día a día.

La Tora nos habla de ellos en la lectura semanal conduciéndonos a entender el poder y el significado de la empatía, es la línea en la parashá que nos dice: "No oprimirás a un extraño, porque conoces el corazón de un extraño: eras extraño en la tierra de Egipto”

 

¿Por qué este mandato? La necesidad de empatía seguramente se extiende más allá de los extraños. Se aplica a matrimonios, padres e hijos, vecinos, colegas en el trabajo, etc. La empatía es esencial para la interacción humana en general. ¿Por qué entonces invocarlo específicamente sobre extraños? Y la pregunta se duplica y penetra aún más, nuestra sensibilidad social, si traducimos la palabra que utiliza el versículo, GUER, como un ¨inmigrante¨.

La respuesta simple es, que "la empatía es más fuerte en grupos donde las personas se identifican entre sí: familiares, amigos, incluso grupos religiosos". El corolario de esto es, que cuanto más fuerte es el vínculo dentro del grupo, más difícil es con los que están fuera del grupo.

Es fácil “amar a tu prójimo como a ti mismo”. Es muy difícil amar, o incluso sentir empatía, por un extraño.

 

La sociedad evoluciona para odiar a nuestros enemigos, para ignorar a las personas que apenas conocemos y para desconfiar de cualquiera que no se parezca a nosotros.

Incluso si cooperamos en gran medida dentro de nuestras comunidades, nos convertimos en casi indiferentes con los extraños.

La tora no va con doble racero, no solo nos dice que tengamos empatía con el extraño, sino busca recordar nuestro sentimiento y nos dice, ¨Porque sabes lo que se siente estar en su lugar. ¨

 

Nuestra lectura semanal es la primera que se dedica en plenitud a enseñarnos las leyes de la Torah.

 

Todo el primer libro de Bereshit (Genesis) y el principio del segundo, la Torah nos introduce en una narrativa desde la creación del mundo, su desarrollo, el conocimiento del universo, pasando por el sufrimiento y la esclavitud, la redención y la entrega de la Tora en el monte Sinai.

 

De hecho, puede ser que esta sea la razón por la cual la Torá nos cuenta estas historias en primer lugar. La Torá es esencialmente un libro de la ley. ¿Por qué entonces contener la narrativa?

 

Porque la ley sin empatía equivale a justicia sin compasión. La narrativa es la forma más poderosa en la que entramos imaginativamente en el mundo interior de otras personas.

 

La empatía no es un complemento liviano, sensible al tacto, que se agregue a la vida moral. Es un elemento esencial en la resolución de conflictos. La orden moral mas poderosa de la Tora es la obligación al dialogo, a sentirse cercano al otro. Y principalmente, la mejor vía para resolver los conflictos propios de cada uno, lograr un dialogo sincero con nosotros mismos, medir el alcance de nuestras acciones, y ser conocedor del compromiso hacia el judaísmo que transmitimos a nuestros hijos y entorno.

 

Shabat SHALOM

David Libersohn

Be the first to comment

Leave a Reply

כתובת האימייל שלך לא תפורסם


*